Responsabilidad social

El Instituto Clodomiro Picado, como ente de carácter público perteneciente a la Universidad de Costa Rica, posee como uno de sus pilares el impacto social de su actividad, por lo que los temas de responsabilidad social se abordan apropiadamente dentro de sus acciones sustantivas de investigación, producción, docencia y acción social.

Desde la perspectiva misma de la investigación y la producción se atienden demandas sociales no sólo correspondientes a rentabilidad y lucro, sino con necesidades de poblaciones vulnerables por su actividad productiva o localización geográfica. La oferta de sueros antiofídicos terapéuticos, la generación de conocimiento a través de la investigación científica y la educación de la sociedad, mediante charlas y talleres, son servicios que ofrece la organización orientados hacia beneficios sociales. Adicionalmente, los estudiantes y los colaboradores se ven favorecidos por la formación académica y profesional obtenida del ICP.

En este sentido, la atención de un problema de salud pública es un aspecto medular que se cubre con el desarrollo de la docencia para  aumentar la formación en los diferentes campos profesionales que atienden el ofidismo. Las actividades de cooperación internacional que desarrolla el Instituto se enmarcan, de igual forma, en ese esfuerzo por incidir en la salud pública de otros países y poblaciones vulnerables que no cuentan con el acceso adecuado a los sueros o no poseen la plataforma productiva o de conocimiento para elaborarlos.

En términos de la administración de sus labores, el Instituto se ha organizado con una estructura tanto filosófica como material, que dirige y atiende las necesidades de esas actividades sustantivas. Mediante el desarrollo de una política de calidad procura asegurar los controles apropiados para cumplir con la normativa nacional e internacional correspondiente a los productos médicos que elabora, e igualmente en el tema ambiental posee lineamientos de manejo de residuos, disminución de consumo energético e hídrico y de emisiones al aire que le permiten reducir su impacto. Además, el gestiona un sistema de pararrayos y otros proyectos positivos para el ambiente como son compostaje, microorganismos de montaña y trazabilidad biodiversa aplicada a especies con algún grado de peligro de extinción, entre otros. Estas iniciativas le valieron al ICP el Galardón Ambiental de la Universidad de Costa Rica, en el 2016 y en el 2017, por sus esfuerzos en el tema.

En relación con los interesados, el IPC ha identificado su mapa y los impactos y vínculos que mantiene con cada uno de los grupos internos y externos, lo que le permite cumplir con sus obligaciones como entidad pública responsable.

El impacto económico del Instituto incluye oportunidades de trabajo para colaboradores y contribuciones tributarias, que son los cimientos de nuestra riqueza nacional. Además, los recursos obtenidos de la venta nacional e internacional de sueros antiveneno hacen posible la reinversión de recursos para sus actividades importantes.

ISO 9001-2015

La constante búsqueda de la excelencia en todas sus actividades estableció el camino para el Instituto Clodomiro Picado desde sus inicios. En 2012, su sistema de gestión de calidad fue certificado con la norma ISO-9001: 2008, con el fin de implementar un sistema de gestión de calidad para los procesos para garantizar la mejora continua, y en 2016 este estándar es compatible con la norma INTE / ISO 9001: 2015 certificación, por el Instituto de Estándares Técnicos de Costa Rica (INTECO), que garantiza la calidad de la gestión y administración de sus productos, así como la atención brindada a sus usuarios.

 

Los procedimientos de evaluación y de auditoría incluyeron un escrutinio completo de procesos como la atención al usuario, los requisitos normativos, la logística y la calidad en la producción de la investigación en áreas como biomedicina, biotecnología y biología, así como la aplicación social de sus resultados. Dada la especificidad de los estudios que realiza el Instituto, la acreditación generó sus actividades evaluativas propiamente en los laboratorios e instalaciones del ICP.

Mantenerse en la línea de la mejora continua y la acreditación permanente resulta esencial para el Instituto, dado que así logran garantizar la calidad de los antivenenos producidos, cuya venta se realiza en toda América Central, algunos países del Caribe, Sudamérica y África. De hecho, se estima que, en sus 46 años de existencia, unos 250 000 pacientes mordidos por serpientes recibieron los sueros antiofídicos que el ICP produce.

Política

Garantizar la calidad en sus procesos de investigación científica y biotecnológica, docencia, acción social y producción de inmunobiológicos para satisfacer las necesidades de sus clientes, a través del mejoramiento continuo.